Diego Ventura, el torero que siempre llena

Es increíble! Vaya donde vaya, sólo recibo más y más cariño. Si hubiera idealizado mi regreso a México, no habría aspirado a tanto DIEGO VENTURA

Además de los triunfos (lleva sumadas siete orejas, dos rabos y un indulto en los cuatro festejos toreados hasta ahora), lo que va de temporada mexicana de Diego Ventura tiene un denominador común al póker de compromisos que ya ha asumido: el lleno en los tendidos de las plazas donde toreó. Cierto es que ese lleno no lo fue completo en el caso de la histórica corrida de la Monumental Plaza México del pasado 11 de noviembre, pero también lo es que sí se agotaron las localidades numeradas y que apenas quedaron huecos por ocupar en los tendidos más altos no numerados. Por tanto, también cabe hablar de un lleno casi absoluto si se tiene en cuenta, además, que se trata de la plaza de toros más grande del mundo. Donde ese lleno sí fue absoluto es en San Luis Potosí y Tijuana y en el festival de León Guanajuato, cosos donde se colgó el cartel de "No hay billetes". Registros que confirman la fuerza con que Diego Ventura ha irrumpido en el país azteca después de seis años de ausencia, la expectación con que se le esperaba y cómo su imponente temporada europea de 2018 ha multiplicado esas ganas de la afición de México por recuperarle con ella.

A todo ello cabe añadir situaciones como la vivida ayer en Tijuana, donde la corrida tuvo que demorar su comienzo en media hora dadas las largas colas de público tratando de acceder a la plaza, una circunstancia que no se había dado nunca en este coso. O también, la recepción que decenas de aficionados le tributaron a su llegada hace unos días a la propia ciudad tijuanense. "No puedo dejar de abrumarme ante lo que estoy viviendo. Es increíble: vaya donde vaya, sólo me encuentro más y más cariño. Si me hubieran dado ocasión de idealizar mi regreso a México, nunca hubiera aspirado a tanto", asegura el rejoneador, quien ya prepara sus próximos compromisos en Querétaro el 30 de noviembre y en Puebla el 2 de diciembre.